Dos muertos por disparos en las protestas antirracistas en Wisconsin

Las manifestaciones contra el racismo y la brutalidad policial comenzaron luego de que un policía blanco le disparara siete tiros por la espalda al afroamericano Jacob Blake.

Anoche, en el tercer día consecutivo de protestas, dos personas murieron por disparos y una tercera resultó herida. La violencia se desató cuando los manifestantes marchaban por la ciudad de Kenosha, Wisconsin.

El departamento policial de dicha ciudad informó que sus oficiales respondieron a reportes de un tiroteo con múltiples víctimas poco antes de la medianoche.

“Realmente solo necesitamos oraciones”, dijo Julia Jackson, madre de la víctima. Además, agregó que los disturbios no reflejan lo que quiere su familia y que, si su hijo pudiera verlo, estaría “muy disgustado”.

Por su parte, el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, anunció el estado de emergencia en virtud del cual duplicó el despliegue de la Guardia Nacional en Kenosha de 125 a 250. Y, declaró: “No podemos permitir que continúe el ciclo de racismo e injusticia sistémicos, tampoco podemos seguir por este camino de daño y destrucción”.

Por Joaquín Lozano